Girando en espiral,

desde el principio hasta el final

La formación en el Sacerdocio de la Gran Madre, es de tres años

pero antes de empezar, tenemos un año de formación previo,

que puede llevarte al Sacerdocio

o puede darte todo lo que necesitas en ese año.

Alrededor de la Rueda Anual

Nueve encuentros online

Se recibe el Oráculo en cada círculo

Se trabaja la sombra y la luz de cada portal en nosotras

Comunidad de encuentro y compartir

Contacto diario

Tras completar este primer año de trece meses de formación, comenzaría la formación sacerdotal, o quizá no, quizá tengas las suficientes herramientas para llevar la vida pagana que tu quieres.

Estas son las tres espirales que hay en la formación sacerdotal, giramos de una a otra habiéndolas completodo. Alrededor de la Rueda Anual es el paso previo para poder entrar en el Sacerdocio

Primera espiral. Abriéndonos

Ocho encuentros online

Material en pdf, vídeo y audio

Profunda inmersión en todos los rostros que Ella tiene en cada portal

Comunidad de encuentro y compartir

Contacto diario

La iniciación es presencial de viernes a domingo. 

Segunda espiral. Confiando

Ocho encuentros online

Material en pdf, vídeo y audio

Aprendemos el trabajo de una Sacerdotisa ceremonialista.

Comunidad de encuentro y compartir

Contacto diario

La iniciación es presencial de viernes a domingo. 

Tercera espiral. Una con ella

Tres encuentros online

Es la inmersión en la Gran Madre

Viajamos al Misterio, para ser Una con Ella, para ser un Oráculo vivo.

Comunidad de encuentro y compartir

Contacto diario

La iniciación es presencial de viernes a domingo. 

Para que te ampliemos toda la información puedes escribirnos a templo@templodelagranmadre.es

Os dejamos un video introductorio que hicimos para presentaros

Alrededor de la Rueda del Año

Aquí está el para qué de Alrededor de la Rueda del Año

No todo el mundo tiene porque ser Sacerdotisa ni Sacerdote de la Gran Madre, como no todo el mundo es médico o es maestra.

Hay muy poca bibliografía, sobre todo en castellano, de como vivir un camino animista dentro del paganismo, de como trabajar de manera intensa con cada una de las direcciones, con cada uno de Sus rostros, viviendo en ellos, porque vivimos en nosotras y no hay afuera. Los cambios de la Gran Madre son los nuestros, y, como no los conocemos los vivimos de espaldas. 

Muchas veces con una gran sensación de estar perdidas, de querer encontrar un camino que nunca aparece, de sentirnos insatisfechas con todo lo que hacemos y encontramos. Eso es vivir de espaldas a los ciclos de la Tierra que es la Gran Madre.

Cuando giramos un año entero de manera consciente en Sus rostros, cuando trabajamos el don y la sombra inherentes a cada energía primordial de cada portal, comenzamos a entendernos, a aceptarnos y a integrar esa aceptación. Por eso ofrecemos esta formación, porque nada hay en la vida que se quede para siempre como lo que vivimos y no lo que leemos.

Y puede que ese camino de un giro anual sea suficiente para nosotras, puede que no necesitemos más que eso, como paganas, como animistas, para establecer es íntima conexión con Ella de manera individual, pero siempre apoyadas por una comunidad que te acoge y te escucha de manera atenta.

En el primer giro alrededor de la rueda del año te provee de los conocimientos y material necesarios para ser una mujer independiente y autónoma en el mundo de los humanos y en el mundo del espíritu, ya que los dos son lo mismo, y no hay afuera.

Ese no hay afuera es el principio de todas las formaciones que se imparten en este Templo, ya sean sacerdotales o no. Comenzamos a vivir y a sentir no hay afuera desde el primer encuentro.

Leer libros es genial, nos introduce en mundos desconocidos y nos abre puertas que no sabíamos que existían, pero lo haces de forma solitaria y sin ninguna mano que coja.

Esta formación te ofrece manos, brazos, risas y lágrimas. Te ofrece apoyo, pero no intromisión ni dirección, yo no soy la persona que te puede salvar, no tengo ni para salvarme a mí misma. Pero si puedo ser la persona que te escuche y te de la mano, que responda tus preguntas con toda honestidad y sin juicio, creo que ese es uno de los mayores valores de esta formación, que no es directiva, es tan solo un acompañamiento.

He estado años creando el material escrito, audiovisual y artístico que ofrezco en todas mis formaciones. He dejado un pedacito de mi alma en cada cosa que he hecho y el resto os lo ofrezco en el acompañamiento. No conozco otra manera de hacer las cosas, no la conozco para mi, lo que no quiere decir que yo tenga la verdad.

Esa verdad verdadera solo existe en tu interior como una certeza y no es exportable unitariamente. Yo te cuento mi verdad, como yo la vivo y la he vivido los últimos 25 años.

Te cuento mis muchos errores, comparto mis heridas contigo, porque yo no soy una maestra, solo soy la compañera formadora, te cuento mi experiencia, te cuento mi vida en Ella y como toda la magia que se despertó hace muchos años sigue presente en mi vida presente.

Una parte fundamental del trabajo en esta formación es «El Oráculo de la Gran Madre», un mazo de 72 cartas con significados predictivos y evolutivos. Durante la formación, en cada círculo o portal recibes físicamente las cartas en tu casa, y trabajamos cada una de las cartas la luz y la sombra que hay en nosotras reflejadas en esos símbolos, símbolos que son Sus animales, Sus elementos, Sus estaciones.

Ninguna de las ocho cartas que componen Sus rostros tiene imagen humana, porque como animista, no puedo verLa en cuerpo de mujer. Para mí, Ella está en toda la Tierra y es todas las cosas.

Este trabajo profundo con Su Oráculo hace que cada vez profundicemos más en todo lo que vemos en los encuentros, en todo lo que sucede en Su cuerpo y en el nuestro.

Compartir todos estos descubrimientos en comunidad, aunque no estemos físicamente presentes, es un regalo para el espíritu. La cercanía y complicidad que generamos entre todos es un don que no se puede encontrar en ninguna parte y menos en un libro. Las risas y lágrimas, el apoyo incondicional, la escucha perpétua, el estar dentro de un lugar seguro y sin juicio, nos hace conectar con Ella a cada minuto, a cada segundo, de manera más honesta, sincera, profunda y sagrada.

Para comenzar la primera espiral del Sacerdocio de la Gran Madre

es necesario haber transitado por completo, Alrededor de la Rueda Anual

Esto es lo que sienten las compañeras y el compañero que están aún transitando esta formación, no digo lo que opinan, porque como tu misma verás, están hablando de sentimientos y emociones

Esta es una canción compuesta y cantada por Mariam ,donde cantamos a cada uno de Sus rostros en nosotras, porque solo podemos ser, podemos decimos soy