Estos son los ocho rostros, que abren los ocho portales de la Rueda

Son todas las energías, dones, animales y magia que envuelve cada uno de los rostros de la Gran Madre a lo largo del giro anual.

Rueda del Año

Comenzamos por la muerte, porque toda muerte es nacimiento, el aire nos mece y nos acuna en los sueños, nacemos como niñas, como tiernos brotes nuevos, andamos el laberinto completas, llenas de fuego, celebramos el placer en la hoguera del deseo, nos mecemos en Sus aguas, cosechamos de Su cuerpo, dejamos atrás lo viejo y volvemos al caldero.